Jabón Bio EcoCert Leche de Burra

Para las pieles más sensibles y exigentes

El jabón de leche de burra no reseca la piel, por el contrario, hidrata las capas superiores de la epidermis. No sólo se utiliza en la piel del rostro, sino en la de todo el cuerpo. La leche de burra es rica en vitaminas A, B1, B2, B6, C, D y E; en minerales (calcio, magnesio, fósforo, hierro, zinc,…), oligoelementos y ácidos grasos esenciales (omega 3 y 6). Contiene mucho retinol (vitamina A) que tiene un efecto tensor muy importante, por tanto, antiarrugas. El retinol ayuda también a la cicatrización y acelera la producción de colágeno. Es especialmente eficaz en las pieles con problemas, ezcema, acné o psoriasis. La piel se regenera de forma más fácil y elimina así sus impurezas, está recomendada para pieles con envejecimiento precoz.

Los jabones naturales de leche de burra de Donkeys&Co contienen un 99% de ingredientes de origen natural, de los cuales un 84% proceden de la agricultura ecológica. El secreto de sus maravillosos jabones está en liofilización de la leche, la leche no se calienta, es una técnica de secado por medio del frío y del vacío.

El jabón certificado Bio con leche de burra; El Natural

Sin perfume ni colorante, incluso natural, sin aceite esencial para no provocar ninguna reacción alérgica, este jabón está recomendado para las pieles sensibles y sujetas a las alergias de todo género. Está enriquecido con manteca de karité y aceite de almendras dulces que poseen grandes virtudes suavizantes y beneficiosas para las pieles secas y deshidratadas. Sin duda, este jabón certificado Bio tiene todas las propiedades de la leche de burra. Su composición excepcional le confiere propiedades hidratantes, reafirmantes y suavizantes. Este jabón se puede utilizar para las pieles más delicadas, sobre todo la piel de los niños y de los bebés.

El jabón de leche de burra, aceite de Argán, Miel y Azahar

El aceite de Argán es el resultado de la presión de las almendras extraídas de los frutos del Argán, gracias a su alto contenido en vitamina E y en ácidos grasos esenciales, el aceite de Argán suaviza, hidrata y aporta brillo a la piel. También tiene un efecto antiedad muy importante. La miel por su textura y para combatir la sequedad de la piel. En Egipto, Grecia y Roma ya se utilizaba la Miel por sus cualidades hidratantes y suavizantes. El Agua de Azahar nos aporta un perfume intenso y sutil para un jabón de fuerte carácter.

El jabón de leche de burra, Té Verde y Aloe Vera

El Aloe Vera es un antiséptico y un antiinflamatorio natural, tiene un gran poder nutritivo, estimula la producción de colágeno, sirve para el tratamiento de quemaduras y para la cicatrización. Ayuda a luchar contra la aparición de las arrugas. El Té Verde, por su parte, es rico en flavonoides que tienen propiedades antioxidantes muy potentes. Estas previenen la formación de radicales libres, factor importante para la lucha contra el envejecimiento de la piel. Además, tiene acciones bactericidas e hidratantes. Este jabón revela un perfume con notas frescas y estimulantes.

El jabón de leche de burra y Rosa Mosqueta

El aceite de Rosa Mosqueta contiene grandes cantidades de ácidos grasos esenciales poliinsaturados que tienen el poder de regenerar los tejidos de la piel y favorecer el crecimiento celular. El aceite de Rosa Mosqueta tiene, pues, propiedades de cicatrización, rejuvenecimiento de la piel, una acción hidratante y antiarrugas. Este jabón, con su perfume refinado de rosa, le procurará un verdadero momento de placer.

Aceite de Almendra dulce y Laurel.

Originario del Oriente Medio, el aceite de Almendras Dulces ya fue muy utilizado en los tratamientos de belleza de los romanos. Se extrae de los frutos del Almendro e hidrata, suaviza y tonifica las pieles secas, frágiles y delicadas. Calma los picores e irritaciones de la piel. Le hemos añadido el aceite esencial de Laurel Noble, símbolo de inmortalidad, porque permanece verde en invierno. Este aceite esencial es eficaz para la cicatrización, contra el acné y las micosis. Tiene una acción antibacteriana y antiviral reconocida. Nuestro jabón está recomendado para las pieles con problemas, con eczema o psoriasis. Su perfume tónico y estimulante, que recuerda al jabón de Alepo, le sumergirá en un universo oriental.

Jabón leche de Burra Verbena y Karité

El karité es un árbol sagrado de la sabana arbolada y secular del África del Oeste. Cada árbol permite hacer, a partir de las almendras de sus nueces, solo 1 kg al año de la famosa manteca de karité. Conocido desde hace milenios, se utiliza por sus propiedades cosméticas porque hidrata, suaviza y protege la piel. Le hemos añadido aceite esencial de Verbena obtenida por destilación al vapor de las hojas de Verbena. La Verbena tiene innumerables virtudes, contra los reumatismos y los dolores, pero igualmente es antidepresiva y relajante. Calificada como planta sagrada, en otros tiempos fue la «hierba que todo lo cura». Hoy en día, es todavía esa planta maravillosa, cuyas hojas olorosas nos aportan esa fragancia fresca, chispeante y con aroma a cítrico. Gracias a nuestro jabón, viajará usted al mundo vivificante de los mercados de Provenza. Ideal para todo tipo de pieles.

Jabón leche de Burra Arcilla verde y petitgrain.

La Arcilla Verde es una tierra volcánica, conocida y utilizada desde la Antigüedad, especialmente en cataplasmas y baños de barro. Muy rica en minerales, Gandhi la recomendaba. En uso externo, tiene una acción bactericida, suavizante y cicatrizante. Por su parte, el aceite esencial de Petit Grain Bigarade es relajante. Destilado a partir de hojas del árbol de naranja amarga, entra en la composición tradicional de las Aguas de Colonia. Su delicado perfume, mezclado con la fragancia intensa y natural de la arcilla, nos propone un auténtico viaje a nuestros orígenes.